Casafranca - Comarca de Entresierras
Casafranca - Comarca de Entresierras
Casafranca
Casafranca

JABALI , Sus scrofa, (Linnaeus, 1758)

Jabalí (Sus scrofa) Foto: Andoni Dios

 

Reino

Animalia

Filum

Chordata

Clase

Mammalia

Orden

Artiodactyla

Familia

Suidae

Género

Sus

 

 

Descripción: El jabalí es un mamífero de mediano tamaño. De la anatomía del jabalí destaca su cuerpo rechoncho, sin apenas presencia de un cuello que una su cabeza con un tronco en el que destaca el mayor desarrollo del tren superior.

 

En los machos resulta evidente el tamaño que adquieren los caninos. El desarrollo en longitud de estos caninos es prácticamente constante a lo largo de toda su vida y mantiene un ritmo cercano a los 3 mm anuales Los machos adultos que habitan en la península Ibérica tienen un peso medio que varía entre 75 y 85 kg y las hembras entre 55 y 65 kg.

 

Su coloración varía con la edad. Así, desde el momento del nacimiento hasta que tienen 6 meses de edad, presentan una típica coloración a rayas que tiene la misión de mimetizar el cuerpo del pequeño jabalí y que ha servido para darles el nombre de rayones. Entre los seis meses y el año de vida, los jabalíes adquieren una coloración entre rojiza y parduzca, razón por la que se les denomina bermejos. A partir del año de vida, el color del pelo se oscurece y comienza a encanecerse por algunas partes del cuerpo, fundamentalmente ciertas zonas de la cabeza y los flancos. Los machos de mayor edad pueden llegar a presentar un aspecto canoso bastante general.

 

La subespecie Sus scrofa castilianus ocupa la práctica totalidad de la península, con la excepción del sur. Esta subespecie tiene un mayor tamaño y una capa de borra.

 

Hábitat: El jabalí se encuentra en una gran variedad de hábitats. En la península Ibérica se encuentran desde los bosques de los Pirineos hasta las dunas de la desembocadura del Guadalquivir, pasando por las zonas de bosque mediterráneo del cuadrante sudoccidental, las alturas de Sierra Nevada, los bosques de repoblación de pinos de la costa mediterránea, los húmedos ecosistemas de la cornisa cantábrica y gallega o los bosques islas que sobreviven entre las urbanizaciones que pueblan los alrededores de nuestras mayores ciudades.

 

El jabalí consigue explotar de una forma eficiente los recursos naturales disponibles y, también, aquellas fuentes de alimentación que tienen un origen humano.

 

Biología: No existe grupo de alimentos que no puedan ser consumidos por esta especie, encontrando además el equilibrio entre la parte animal y vegetal que necesita. La dieta está compuesta generalmente por elementos de origen vegetal aunque también hay una parte significativa de origen animal (invertebrados fundamentalmente).

 

El jabalí remueve el suelo con su hocico en busca de alimento, dejando las típicas hozaduras. La dieta en España sigue el patrón general de predominio de la fracción vegetal, pero con presencia constante de fracción animal y con variaciones geográficas y estacionales que reflejan adaptaciones a la disponibilidad local y estacional de alimento.

 

Las hembras suelen salir en celo por primera vez cuando alcanzan los 30 kg de peso, sin embargo, hay que indicar que muchas hembras de esta edad pueden ver retrasado su primer celo hasta que no tienen un año y medio de edad si el ambiente en el que se desarrollan no aporta lo suficiente. En los ecosistemas mediterráneos esto suele suceder con la caída de la bellota de encina, principalmente a finales de octubre y principios de noviembre. En condiciones normales, el periodo de concepción más importante es el que va entre los últimos días de octubre y los primeros de noviembre

 

Para los machos, aunque adquieren la madurez sexual al año de vida, su escaso tamaño corporal y de los caninos, hace que no tengan posibilidades de rivalizar con otros machos de mayor edad.

 

Las estrategias reproductivas del jabalí están adaptadas a las condiciones variables de los ecosistemas mediterráneos.  La proporción de hembras reproductivas fue mayor en años lluviosos que en años secos. En hembras de más de dos años de edad, aumentó el tamaño de camada en años lluviosos. Los veranos y otoños secos provocaron un celo temprano y una elevada concentración de los nacimientos.

 

Los nacimientos se llevan a cabo en parideras  preparadas por las madres,  verdaderos nidos de cría, construidos por la propia hembra mediante la acumulación de ramas de los alrededores, que hacen la función de paredes y techo, y una mullida cama formada por materiales vegetales que la misma hembra prepara mascando ramitas más finas. La mayor parte de estos nidos de cría se encuentran en las zonas más soleadas de las laderas, en las cercanías de puntos de agua y en lugares en donde la cobertura vegetal es abundante

 

El jabalí organiza su vida en torno a las llamadas unidades familiares: generalmente una hembra adulta de gran experiencia que hace las funciones de líder y a la que secundan otras hembras adultas posiblemente emparentadas con ella. Junto a este núcleo se desarrollan las crías, tanto machos como hembras, de ese año, y además también viven en el interior del grupo las hembras subadultas que nacieron en la temporada anterior. En la periferia de estos grupos se encuentran los machos adultos y los subadultos. Los primeros se incluirán en las unidades familiares en los momentos del celo, provocando la expulsión de las crías machos del año anterior. 

 

No es de extrañar que en una especie tan social como el jabalí, el papel desempeñado por la comunicación sonora sea tan destacado. Se ha podido registrar que en las primeras etapas del desarrollo los rayones han llegado a desarrollar más de 106 tipos de sonidos diferentes que tienen la misión de comunicarse con la madre y con sus hermanos.

 

En etapas más adultas también la voz juega un papel importante. En el jabalí existe un sistema de comunicación entre los diferentes miembros de las unidades familiares que tienen la función de mantener informados a todos los componentes. Gruñidos cortos y secos con la misión de marcar una situación de alerta u otros más agudos, indicativos de que es necesario emprender la huída, son dos de los más habituales.

 

Fuente: Pedro Fernández-Llario Red de Grupos de Recursos Faunísticos, Facultad de Veterinaria  Universidad de Extremadura, E-10003 Cáceres 

ENCICLOPEDIA VIRTUAL DE LOS VERTEBRADOS ESPAÑOLES Sociedad de Amigos del MNCN – MNCN - CSIC

Versión 30-04-2014. pdf

Autor del vídeo: Andoni Dios Varillas

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página

Propiedad de la familia Varillas-Corzo-Solís